Comercio Electrónico en México

Comercio Electrónico en México

El Comercio Electrónico en Latinoamérica ha crecido de forma estratosférica en los últimos diez años. El gasto total de Comercio Electrónico el año 2003 ascendía a $1,692.4 millones de dólares, una década después esta cifra creció hasta llegar a $69,994.5 millones de dólares. “Increíble” sería una buena forma de describir este crecimiento, pero viendo la vertiginosidad con la que ocurren los cambios hoy en día, creo que es bastante digerible, aunque estemos hablando de una cifra que se incrementó en un 4,036% (sí, 4 mil treinta y seis por ciento).

Brasil es el más grande y de mayor crecimiento, en gran parte porque tiene un mercado interno de casi el doble que México, sin embargo, sus números de Comercio Electrónico (dependiendo del indicador) pueden fácilmente doblar, triplicar o hasta cuadriplicar a los de los mexicanos. Y eso que México es el segundo país más importante en Comercio Electrónico de toda Latinoamérica.

Tal vez si comparamos a México con Brasil, podemos pensar que invertir en este país no resulta atractivo, pero no es así. Es verdad que no se está tan bien como se podría, eso significa que el país está funcionando por debajo de su capacidad, que puede ser malo si nos ponemos críticos en el análisis, pero muy bueno si lo analizamos con cuidado y con una mente empresarial y/o emprendedora. Entonces veremos surgir la oportunidad en reemplazo de la debilidad.

El hecho de que esté por debajo de su capacidad significa que tiene un alto potencial de rendir más, de crecer a pasos agigantados y de crecer sus números por encima del promedio latinoamericano.

Muchas empresas multinacionales de Internet están fijando sus objetivos de expansión en México, algunas ya se han atrevido y han ingresado al mercado mexicano. Conocidos son los casos de start-ups exitosas de Brasil y Argentina que se han aventurado y siguiendo su espíritu ambicioso y emprendedor ya han aterrizado en el país… otras lo harán pronto. Todos los jugadores del mercado se están moviendo y mientras el mercado se va fragmentado poco a poco y cada vez más, los que antes se creían invencibles por poseer grandes infraestructuras, ahora están re-planteando sus estrategias.

El gobierno no es indiferente, con el letargo burocrático característico de la política, está planificando incentivos e impulsos al sector. (Aprender un poco de Brasil sería una buena estrategia de “benchmark” a gran escala.)

Las instituciones bancarias están sacando al mercado nuevos servicios, aunque esto no lo hacen con la fuerza con la que deberían, pues algunos informes indican que la mayoría (sobre todo las españolas) están solventando sus perdidas en España con sus ganancias en México, lo que limita los recursos para la re-inversión e innovación.

Todo puede ocurrir, eso está claro, pero el potencial está ahí y si las condiciones mejoran y las barreras actuales se reducen, estoy seguro que más temprano que tarde el mercado acelerará su crecimiento. Cuando eso ocurra, las personas y empresarios que hayan invertido inteligentemente en este sector, verán crecer sus inversiones a doble dígito porcentual.

Las inversiones pueden ser grandes, medianas o pequeñas, cuando me refiero a inversión no es precisamente de “millones de pesos” ni mucho menos. Si algo caracteriza a Internet y lo hace más revolucionario todavía, es que tiene un perfil democrático, un tren globalizado donde el comercio electrónico es un vagón en el que caben con soltura grandes, medianas y pequeñas empresas. Incluso me atrevo a pensar que las pequeñas empresas son las que pueden llegar a tener más oportunidades de crecimiento.

Ni siquiera los conocimientos técnicos son una barrera para entrar a Internet, siempre se puede contratar asesoría o consultoría externa en comercio electrónico, aprender de la experiencia de otras personas, aprender a desarrollar un modelo de negocio (que sea rentable), etc. Desde luego lo más importante será comprender al mercado, estar en la misma sintonía y tener la capacidad de convertir ese entendimiento en una oferta de valor.

En los próximos años el Comercio Electrónico crecerá mucho más en México, la tecnología penetrará mayor proporción de la población y se hablará con más fuerza de “smartphones”, “showrooming”, “dropshipping”, “m-commerce”, etc.

Sin duda, el futuro será apasionante.

Comercio Electrónico Latinoamérica 2003 - 2013

Comercio Electrónico Latinoamérica 2003 – 2013

Por | 2022-07-03T11:04:47-06:00 7 junio, 2013|E-Commerce|6 Comentarios

About the autor:

Desde niño aprendí a ser creativo, perseverante y apasionado por lo que hago. Creo que el éxito consiste en conseguir el cariño las personas que uno quiere y el respeto de los profesionales que uno respeta. Me gusta leer y escribir, me es más fácil lo primero pero me gusta más lo segundo.

6 Comentarios

  1. José Luis 07/06/2013 en 11:03 PM

    Muy interesante

  2. Lore I.P. 08/06/2013 en 2:36 PM

    Completo, resumido y buen análisis… solo falta hablar sobre las tarjetas de débito y si estas también tienen potencial para el e-commerce

    • Cristian 30/07/2013 en 2:53 AM

      Desde luego, las tarjetas de débito son un punto muy fuerte y necesitan ser mejor explotadas. Si se considera la cantidad total de tarjetas de crédito otorgadas en México, versus las tarjetas de débito, estas últimas ganan por una cifra aplastante. Chapeau para las empresas que aprovechan esto.

  3. Invitada 16/08/2013 en 1:18 AM

    Muy interesante el tema, estoy comenzando con una tienda de venta por internet. ¿Podrías asrsorarme? Ya tengo el plan avanzado pero quiero mejorar la estrategia.

    • Cristian Laime 20/02/2014 en 5:09 PM

      Desde luego, ponte en contacto conmigo y platicamos al respecto.

  4. Brenda 31/08/2013 en 12:02 AM

    Muy interesante el tema, espero que siga creciendo y seguir siendo el nummero uno en latinoamerica, esto es muy bueno para los comerciante, opueden facilitar las cosas, ya que puede ser directamente el trato, es muy practico y espero que los Mexicanos sean mas abiertos las tecnologias que bienen para desarrollar y crecer como pais.

No se permiten comentarios.