Dirigir una empresa es como volar un avión

Dirigir una empresa es como volar un avión

Para manejar un Boeing 767 hay que tener conocimientos de pilotaje, manejo de escenarios climáticos, normas y leyes que están vigentes, tener el equipo necesario (material y humano), etc. De la misma forma para dirigir una empresa hay que tener conocimientos básicos de administración, evolución de la industria, el mercado, tener el equipo necesario, etc.

En ambos casos, el despegue requiere muchos recursos, dedicación y enfoque. Una vez superada esa primera etapa, el objetivo es llegar al destino.

El capitán del avión debe tomar muchas decisiones rápidas en cortos lapsos de tiempo, decisiones que deben garantizar el éxito, considerando cientos de componentes y miles de sensores. ¿Cómo hacen para que su tasa de éxito sea impecable? ¿Cómo se hace para gestionar un avión tan grande? Tienen un método efectivo de hacerlo, cuentan con un completo tablero de control con indicadores claves de desempeño que les informan sobre el funcionamiento del avión en tiempo real y les permite evaluar las situaciones y tomar decisiones eficientes.

Si tienes conocimientos, pero no sabes gestionar el vuelo o no tienes las herramientas necesarias para hacerlo, tienes muchas probabilidades de no llegar al objetivo propuesto.

Kaplan y Norton supieron ver el riesgo de la falta de información en tiempo real, percibieron que no había un sistema consolidado y crearon el Balanced Scorecard, un tablero de control que implementado correctamente y con soporte de los indicadores correctos, es la mejor herramienta para gestionar eficientemente una empresa en su camino para lograr su objetivo principal.

El Balanced Scorecard (también llamado en una versión traducida “Cuadro de Mando Integral”), es para una empresa lo mismo que es un tablero de control para un avión: Una forma visual de medir Indicadores Claves de Desempeño para garantizar una buena gestión en busca de alcanzar el objetivo deseado.

Permite tener a mano información clave del negocio considerando y compatibilizando el corto plazo con el largo plazo. El análisis se sustenta en cuatro perspectivas que van más allá de solamente números, estas perspectivas son: financiera, comercial, operación y desarrollo.

Conclusión

No importa lo bueno o grande que sea un Boeing 767, si no tuviera un completo tablero de control ni un buen piloto tendrá dificultades para alcanzar su objetivo (si lo alcanza). Paralelamente, no importa lo buena o grande que sea una empresa, tampoco podrá alcanzar su objetivo si no tiene un sistema de control de gestión adecuado ni un buen líder que tome decisiones adecuadas.

En México y en Latinoamérica en general, todavía existe una cultura de gestión basada en información tradicional o -peor aún- sin información. Es enorme el beneficio de tener información más valiosa y medir la misma con indicadores que a la larga se convierten en el verdadero termómetro de la empresa.

Las herramientas de gestión existen desde hace años, depende de las empresas apropiarse de ellas y utilizarlas para su causa.

Por | 2022-07-03T11:04:47-06:00 29 mayo, 2013|Balanced Scorecard|Sin comentarios

About the autor:

Desde niño aprendí a ser creativo, perseverante y apasionado por lo que hago. Creo que el éxito consiste en conseguir el cariño las personas que uno quiere y el respeto de los profesionales que uno respeta. Me gusta leer y escribir, me es más fácil lo primero pero me gusta más lo segundo.